LA ORIGINAL MÚSICA DE LA M.O.D.A NO DEFRAUDA Y ABRE CON ÉXITO LA SERIE DE CONCIERTOS DE FIESTAS

La M.O.D.A, también conocida como La Maravillosa Orquesta del Alcohol, no defraudó. Ante un auditorio entregado, el septeto burgales hizo gala de su buen tocar acústico que hizo vibrar a los que ya conocían su trabajo y asombró a los que se acercaron hasta la Plaza Mayor sin saber muy bien qué iban a escuchar, pero que no pudieron renunciar a disfrutar de un rato de buena música.
La originalidad de su propuesta, combinando instrumentos acústicos con otros poco habituales como el acordeón, el banjo, la mandolina o el saxofón, y su esplendido directo hicieron de su concierto todo un acierto según el público más exigente. En sus cinco años de trayectoria, el grupo ha editado varios ep’s y dos discos, cuya acogida les ha llevado a actuar en los principales festivales y escenarios de nuestro país, además de hacerse un hueco en los medios de comunicación más importantes. Esta noche, esa trayectoria forjada a base del buen hacer y el boca a boca se consolidaba en Guijuelo con una actuación magistral. Grabado en Garate Estudios y producido por Santi García (Standstill, The New Raemon, Toundra), la M.O.D.A tocó buena parte del repertorio de su segundo disco que supone un paso definitivo hacia la consolidación de un proyecto que destaca por su autenticidad. Y eso es precisamente lo que transmiten sus canciones. La voz rasgada y el acordeón fue la bandera del grupo, en una noche en la que sus nuevas composiciones reflejaron el cóctel de sonidos de este conjunto. Con los temas de la ‘La primavera del invierno’, el grupo consiguió que buena parte del auditorio tararease sus canciones, dando muestras de que los presentes eran fieles seguidores del grupo. Pero esos coros, se multiplicaron cuando se escuchó el tema Miles Davis: “…Quiero quedarme a vivir en ese instante en el que la montaña rusa llega arriba, y no antes ni después…”, entonces el público ya estaba entregado a su música.
Antes que ellos, la nota más local la puso la actuación del guijuelense, Alex Carbayo que de paso por nuestro país no quiso renunciar a dar un concierto en su tierra. Con constantes alusiones a su origen salmantino, Carbayo dio buena muestra de su trayectoria reconocida y extensa en las bandas de country-rock y tocó buena parte de ‘Longlook Ride’, su primer disco en solitario.