LOS JUEGOS TRADICIONALES DE LA PRADERA TRIUNFAN EN UNA TARDE DE PRE-FIESTAS

Los juegos tradicionales de La Pradera volvían a convertirse hoy en la delicia de los más de 150 niños que pasaron por la Plaza Mayor para, entre otras cosas, romper su puchero y llevarse su correspondiente ‘bolsa de cuches’. Especialmente pensada para niños menores de 5 años, este juego de siempre se convertía en toda una hazaña para los pequeños que garrote en mano y con su correspondiente venda en los ojos hacían todo lo posible para romper su puchero. Ninguno de los 150 preparados por la peña quedo sano y salvo. Pero estos niños no fueron los únicos que disfrutaron de una tarde de juegos. Para los chicos de entre seis y 11 años el juego pensado para ellos era el de comer la manzana. Colgadas de una cuerda las manzanas jugaban a escaparse de las bocas de la más de docena de ‘comedores’ que intentaban dar fin de ellas en el menor número posible de bocados. Para finalizar la tarde, el juego de las sillas también tuvo mucha aceptación. Corriendo alrededor de las sillas, los chicos de entre 12 y 14 años hicieron lo posible y lo imposible por quedar ganadores en la rueda. “Estamos muy satisfechos con la alta participación”, apuntaba Manuel Martín, miembro de la directiva de la peña La Pradera, quien destacó que este año se habian introducido algunos juegos tradicionales nuevos y que la novedad “había resultado muy bien”.
Se da la circunstancia de que la peña La pradera celebra este año su 40 aniversario, siendo la más veterana de las que siguen vivas. “La Cuba y La Pulga eran más antiguas que la nuestra, pero ya no se conservan”, recordaba el miembro de La Pradera recalcando su implicación en las fiestas y su apoyo al Ayuntamiento. “Somos junto a La Traca los únicos que participamos activamente y me parece que es una pena que siendo 900 peñistas no haya más implicación”, apuntó instando a la gente más joven a “coger el relevo”.