GUIJUELO NO OLVIDA

Unos discretos centros de flores depositados por el Ayuntamiento en la placa conmemorativa de la calle Alfonso XIII servían hoy de callado homenaje a los fallecidos en la tragedia de 1967
Hoy hace 51 años. No es una cifra para conmemorar pero en la memoria de todos continúa vivo el recuerdo de las 13 personas que fallecían el 15 de agosto de 1967 en una explosión que paraba para siempre sus vidas y dejaba tocadas las de sus familiares más cercanos. Si el año pasado el Ayuntamiento se volcaba en la conmemoración de 50 aniversario de tan triste suceso, este año la colocación de unos centros querían servir de sencillo homenaje, unas flores con las que se quería expresar lo que reza en la inscripción de la placa de bronce que conmemora el trágico acontecimiento: ‘Siempre en nuestro recuerdo’. “Son días muy emotivos”, recordaba ayer mismo la que en 2017 fuera pregonera, Mª del Carmen Hidalgo quien minutos antes de escuchar a Myly Díaz se mostraba emocionada por la intensidad de los sentimientos. Ella, se convirtió el pasado año en la imagen de las familias que aquel fatídico día, en plenas fiestas patronales vieron como se truncaba su felicidad por el derrumbe de un edificio en pleno centro de la Villa a la salida de los toros. Un acto-homenaje, una exposición-documental y la colocación de la placa en el lugar del suceso servían el año pasado para conmemorar y demostrar a las familias afectadas el cariño de todo un pueblo.